Piensa en tú ciudad como tú nuevo destino turístico. ¿La conoces?: Obvio!, nos dirás, vivo en esta ciudad!. ¿Cómo la conoces? Seguramente conocerás: a las personas de la ruta que haces a diario para llegar a tus lugares frecuentes, pero: ¿Sabes dónde están los aromas únicos que no te puedes perder de la ciudad esos que son únicos y característicos? ¿Conoces las texturas que debes acariciar?, ¿los sabores imperdibles de degustar? o ¿Esos sonidos tan únicos que solo puedes encontrar en tú ciudad?

Vivo en Puerto Varas, en la región de Los Lagos, al sur de Chile en una ciudad considerada como “destino turístico” por su bella escénica. Y te puedo comentar que los aromas únicos e imperdibles son aquellos después de la lluvia, un olor a tierra mojada, que no solo encontraremos en la ciudad, sino en las zonas aledañas a ésta y en sus campos, junto a los intensos verdes del Bosque Templado Siempre Verde, único en América del Sur, sus prados que se intensifican aún más al amanecer soleado junto al lago Llanquihue y de donde provienen los mejores frutos silvestres convertidos en esa fusión de masa, cariño y fruta a la que los alemanes llaman kuchen y que en reiteradas ocasiones he disfrutado junto al gorjeo de diversos pájaros y otros animales de campo que tienen cómo hogar las casas que construyeron con esfuerzo y dedicación los primeros colonos alemanes, construcciones que se encuentran  llenas de historia y leyendas.

Mi destino no es solo un “destino turístico” que adopta el rol de escenario natural, este es un conjunto de atractivos turísticos que son claves para crear una sensación sensorial y emocional, sobre lo que podemos activar historias y experiencias memorables.

Se viene una nueva etapa para nuestra Industria del Turismo, incierta, por decirlo menos, pero con la claridad de que, en una primera etapa, como lo han dicho los expertos, será visitando desde otra mirada tú ciudad o un destino aledaño o secundario (rural), en grupos pequeños, quizás familias o amigos cercanos que viajarán en auto. Por lo tanto, el gran desafío será diseñar rutas sensoriales más que rutas turísticas; basándose en los aromas, colores, texturas, sabores y sonidos. Viajaremos despacio para conocer, interactuar y disfrutar de cada momento; mostrando lugares como si te los mostrara un amigo local.

El viajero, que puedes ser tú recorriendo tú ciudad con otros ojos, se volverá a re conectar y generará cambios positivos en los lugares que visita.

Debemos utilizar al viaje como vehículo para conocer y participar de la identidad cultural única del destino. ¡Debemos utilizar el viaje cómo vehículo de transformación, sin importar cuantas veces hayamos caminado por la misma calle, porque finalmente el mapa no será nunca igual al territorio

¿Qué emociones descubrirás cuando vuelvas a recorrer tu ciudad?

Saludos,
Marta Lorenzini
Co Founder Real Travel
Ing, en Turismo, esp. Sostenibilidad