Una parada obligada si te encuentras visitando la región de Los Lagos, Chile. Es un rincón de la majestuosa Patagonia Verde, Cochamó, que en mapudungun (lengua indígena) significa “donde se unen las aguas” . Un lugar donde sus visitantes pueden recorrer sus calles con chimeneas humeantes que nos indica que una tetera espera para unos buenos mates y conversación, caminar por la costanera y conocer su iglesia, que data del año 1901.

A unos pocos minutos de la costanera de Cochamó, se encuentra el sector “El Bosque”, al cual se accede por un camino de ripio angosto y sinuoso, donde encontramos una decena de casas que nos maravillan con sus huertas e invernadores. De vez en cuando se vislumbra una vista panorámica del majestuoso Estuario de Reloncaví. Poca señalética, pero lo suficiente para llegar a la casa de Don Bernardo, quien junto a su señora Marina, esperan a los visitantes que anhelan con llegar a “Los Coigües de los Columpios”. Nos indican que, tras una caminata de unos 20 minutos cerro arriba, llegarás prácticamente al cielo. El camino parece inofensivo considerando que desde la casa se ve entremedio del bosque los columpios, sin embargo, una cuesta de tierra te espera. Pero créeme que cuando se llega a la cima, verás que cada paso ha valido la pena y lo disfrutarás como un niño cuando llega a una plaza de juegos.

Con niños los 20 minutos se transforman en 40, se hace más lento y en cada parada se puede disfrutar de una vista fabulosa del Estuario del Reloncaví, desde donde se puede apreciar el Volcán Yates al fondo y entre medio de los cerros se aprecia el majestuoso volcán Osorno.

Cuando llegas a los columpios, te espera una sensación de libertad que supera cualquier cansancio de la subida. Un coigüe entre estos arboles es el escenario ideal para instalar columpios y convertir este lugar mágico, donde lo único que debes hacer es disfrutar como niño. Los columpios te dan las opciones de más tranquilos o adrenalínicos, puedes sentarte y balancearte un poco más, o retroceder y subir a una de las bases para impulsarte con más velocidad (apto solo para los que les gusta la adrenalina). Sentirás que vuelas por el aire de una manera libre, con el viento en la cara y si ninguna preocupación.

La sensación es indescriptible, mezcla de felicidad, libertad y conexión. Ahí desde las alturas, colgando de un coigüe todas las preocupaciones simplemente se desvanecen.

RECOMENDACIONES – DATOS Y TIPS

  • Debes dejar el auto a unos 250 metros de la casa.
  • Si vas con niños, personas con movilidad reducida o tercera edad se ofrece transporte para que nadie se pierda este paisaje.
  • Llevar agua o líquido para el camino
  • La entrada es de $2.500 (CPL), alrededor de US$ 4.
  • En la entrada hay baño.
  • Te puedes quedar todo el rato que quieras.
  • Recuerda verificar la fase que se encuentra la comuna de Cochamó en el Plan Paso a Paso Covid para saber si cuenta con restricciones.
  • Te recomendamos comunicarte previamente por Whatsapp al fono +56 9 3199 5467.
  • Lleva tu Cámara fotográfica.
  • Y lo recomendación más importante, No olvides disfrutar como un niño esta experiencia que te llevará al cielo.